Español

WELL, una estrategia para volver seguros a la oficina

Existe una fuerte correlación entre la salud humana y la salud ambiental. Desde el aire que respiramos hasta el agua que bebemos, la vida en la Tierra depende de los recursos naturales y del medio ambiente que nos rodea.

Y de la misma manera que es necesario promover comportamientos saludables tales como comer bien y hacer ejercicio, también es imprescindible cuidar el medio ambiente, ya que la condición de los recursos que consumimos también afecta nuestra calidad de vida.

De esto se infiere que una empresa exitosa y productiva a largo plazo necesita una fuerza laboral saludable, y que alcanzar un estado de salud y bienestar sostenibles debe ser una prioridad en la agenda de toda organización. Incluso pequeñas mejoras en las condiciones de trabajo de los empleados pueden tener una repercusión significativa para los empleadores.

Esta preocupación hizo que, en los últimos años, el World Green Building Council, una organización dedicadas a la certificación de la sustentabilidad en edificios, llevara adelante un estudio sobre las características de diseño y construcción que debe tener el espacio a fin de promover efectos positivos sobre la salud, el bienestar y la productividad de las personas[1].

Sin embargo, dado que pasamos más del 90% de nuestro tiempo en interiores de edificios, surgió la necesidad de crear una certificación específica que se centrara en el efecto que el entorno construido tiene sobre los seres humanos. Así nació WELL, un estándar que combina las mejores prácticas de diseño y construcción junto con el aval de investigaciones médicas y científicas basadas en evidencias, que aprovecha el entorno construido como un medio para apoyar la salud y el bienestar de los ocupantes.

El Estándar de Construcción WELL fue creado por Delos Living LLC[2] y es dirigido y administrado por el International WELL Building Institute (IWBI). El Estándar es certificado por terceros a través de la revisión del Green Building Certification Institute (GBCI), el mismo organismo que administra la certificación LEED.

La pandemia entra en escena

La pandemia de COVID-19 decretada en marzo de 2020 por la OMS cambió muchas cosas. Muchos países respondieron restringiendo sus actividades cotidianas, lo que ayudó a controlar la propagación de la enfermedad y a crear una sensación de seguridad. Ahora, meses después, con muchas empresas reiniciando sus operaciones, surgen dudas sobre la seguridad y la salud en el lugar de trabajo.

Esta crisis ha sido una fuente importante de ansiedad para muchas personas, por lo que volver a un entorno laboral incierto representa un factor de estrés adicional que puede afectar la salud mental y la productividad de los trabajadores, muchos de los cuales han estado alejados físicamente de su lugar de trabajo durante varios meses.

La pandemia también creó la necesidad de una mayor flexibilidad y autonomía para que los trabajadores puedan continuar con sus tareas desde casa adoptando diferentes hábitos de trabajo, muy distintos de los que llevaban hasta entonces. En este nuevo escenario, y con el virus aún activo, sin duda será preciso introducir muchos cambios: mientras que una parte de la fuerza laboral seguirá trabajando de manera remota, algunos deberán volver a la oficina. Ahora es más necesario que nunca que las empresas cuenten con todas las herramientas disponibles para garantizar una reapertura segura.

Como respuesta ante esta emergencia, el IWBI ha lanzado “WELL Health-Safety Rating”, un nuevo sistema de certificación cuyos requisitos son un subconjunto de los del estándar de construcción WELL, y están diseñados especialmente para ayudar a las organizaciones a operar, mantener y diseñar sus espacios de trabajo en un entorno posterior a COVID 19.

Porque lo cierto es que la pandemia tendrá un impacto a largo plazo tanto dentro como fuera del trabajo. Los cambios en el entorno físico y la interacción social dentro de las empresas requerirán que muchas prácticas habituales de bienestar deban ser reevaluadas, con el foco puesto en la salud y la sustentabilidad.

Calificación de salud y seguridad WELL

La pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve el papel fundamental que desempeñan los edificios para apoyar la salud, la seguridad y el bienestar de las personas. La necesidad urgente de cumplir con altos estándares de salud y seguridad llevó a esta certificación a centrarse en aquellas estrategias que se pueden implementar de inmediato.

Esta actualización de WELL incluye 25 requisitos en las siguientes 6 áreas principales, con un mínimo de 15 que deben cumplirse[3]:

→ Procedimientos de limpieza y desinfección. Es sabido que el virus del COVID-19, como muchas otras enfermedades infecciosas, se transmite principalmente por el contacto cercano con una persona infectada a través de gotitas respiratorias, muchas de las cuales pueden permanecer sobre las superficies durante horas e, incluso, días. Mantener buenos protocolos de limpieza puede ayudar a reducir el riesgo de infección en la vuelta a la oficina.

Estos protocolos incluyen: el apoyo al lavado de manos frecuente, la reducción del contacto con superficies, mejoras en las prácticas de limpieza y la elección de aquellos productos de limpieza que sean  menos peligrosos para la salud.

→ Programa de preparación para emergencias. Los planes de preparación y resiliencia para emergencias son fundamentales para garantizar que las empresas estén equipadas tanto para enfrentar una crisis inminente como para recuperarse exitosamente de ella, ya se trate de una emergencia sanitaria, desastres naturales o de cualquier otra situación que afecte su normal funcionamiento.

Además del desarrollo de un plan para emergencias, los requisitos que comprende esta área son: la creación de un plan de continuidad comercial, la planificación para un reingreso seguro y saludable, proporcionar recursos para afrontar la emergencia y reforzar la resiliencia.

→ Recursos de servicios de salud. La pandemia de COVID-19 ha puesto en evidencia cómo los comportamientos de una persona pueden poner en riesgo a los demás. Las estrategias incluidas en esta sección se centran en las formas de fomentar acciones individuales que apoyen la salud y la seguridad para todos los que ocupen el espacio de trabajo.

Para ello es fundamental proporcionar los siguientes servicios: licencia por enfermedad, beneficios de salud, apoyo a la salud mental, acceso a vacunas antigripales de forma gratuita y promoción de un ambiente libre de humo.

→ Gestión de la calidad del aire y el agua. Sin el mantenimiento adecuado, los sistemas de agua, calefacción, ventilación y aire acondicionado pueden acumular microorganismos y partículas que son vectores de enfermedades respiratorias, especialmente después de períodos de inactividad.

El monitoreo de la calidad del aire y el agua, junto con las estrategias operativas para mejorar la ventilación y la filtración, son fundamentales para identificar y mitigar los posibles riesgos. Para ello habrá que llevar adelante distintas acciones: evaluar la ventilación, revisar y mantener los sistemas de tratamiento de aire, desarrollar un plan de manejo de Legionella, supervisar la calidad del aire y el agua, y controlar el moho y la humedad.

→ Compromiso y comunicación. Durante las emergencias, la participación y la comunicación son fundamentales para inspirar confianza, mejorar la coordinación y respaldar las acciones que pueden ayudar a proteger la seguridad y la salud. Estas acciones contribuyen a crear conciencia sobre qué hacer durante una crisis y proporcionan información para salvaguardar el bienestar de los ocupantes.

Brindar estrategias, educación y recursos de promoción de la salud puede ayudar a las personas a cultivar hábitos saludables y resiliencia en respuesta a los factores de riesgo.

→ Innovación. La innovación facilita el desarrollo de herramientas para crear entornos de trabajo más seguros y saludables. En esta sección se incluyen tanto los conceptos como las estrategias novedosos que aún no están incluidos en la presente certificación o que logran resultados que exceden los requisitos existentes .

[1]       WORLD GREEN BUILDING COUNCIL (2014): “Health, Wellbeing and Productivity in Offices: The Next Chapter for Green Building”.

[2]       Empresa estadounidense que desarrolla soluciones que combinan la medicina y la ciencia con el diseño y la construcción para reinventar el papel del entorno construido centrado en la salud. http://delos.com/about

[3]       INTERNATIONAL WELL BUILDING INSTITUTE (2020): “Well Health-Safety Rating For Facility Operations & Management”.

Find exclusive content in the

INNOVATION ZONE

Premium content for Global Partners, Corporate and Community Members.
The latest analysis and commentary on the future of work and workplace in four distinct themes: Research & Insights, Case Studies, Expert Interviews and Trend Publications.

LEARN MORE