La privacidad en la nueva normalidad

La mayor parte de las personas tenemos dos impulsos contrapuestos: necesitamos compartir y colaborar con otros pero, al mismo tiempo, precisamos un espacio de privacidad cuando nos sentimos sobreexpuestos o queremos estar solos.

Internet de los cuerpos

Con el cambio de milenio comenzó a popularizarse el concepto de Internet de las Cosas (IoT), una red en la que los objetos del mundo físico se conectan a Internet a través de sensores ubicuos. Hoy, los constantes avances tecnológicos están difuminando cada vez más las fronteras entre el cuerpo humano y los algoritmos, marcando el comienzo de una nueva era: Internet de los Cuerpos (IoB por su nombre en inglés, Internet of Bodies). Así, el cuerpo humano se está convirtiendo en una nueva plataforma tecnológica.

Futuro exponencial

Durante los últimos años, las tecnologías inalámbricas de comunicación e Internet no solo se han vuelto omnipresentes en muchos órdenes de la vida, sino que son cada vez más asequibles y disponibles para todos. Gracias a esto, el mundo ha cambiado de una escala local a global, de un entorno físico a otro digital y de un ritmo de evolución lineal a uno exponencial.

La antropología del espacio

Decía Le Corbusier que “apropiarse del espacio es el primer gesto de los seres vivos, de los hombres y de las bestias, de las plantas y de las nubes, una manifestación fundamental de equilibrio y de vida. La primera prueba de la existencia consiste en habitar el espacio[1].

Designing ‘place’: the role of anthropology in workplace design

From shared desks to vast open spaces, how has the evolution of workplace design impacted employee belonging in the office? This article looks to anthropological research and urban design to understand how designers can make better places to work

La organización fractal

Decía Ilya Prigogine –Premio Nobel de Química en 1977– que, a diferencia de la ciencia clásica que privilegiaba el orden y la estabilidad, hoy se reconoce el papel esencial que juegan las fluctuaciones y la inestabilidad.

La luz interior

La gran mayoría de los seres vivos dependemos de la luz del sol, directa o indirectamente, para garantizar nuestra supervivencia.

Espacios exteriores, la otra oficina

El diseño biofílico ha sido ha sido un avance importante hacia la promoción del bienestar en el lugar de trabajo: espacios bien ventilados, abundante luz natural, contacto con la naturaleza, vistas al exterior y la posibilidad de hacer ejercicio físico y actividades que estimulen el cerebro y mejoren el estado de ánimo de las personas.